Twitter icon
Facebook icon

Acerca de su historia

Muchos hitos y acontecimientos anclaron en esta Isla desde que Juan Díaz de Solís y sus marineros arribaron en 1516 a las aguas del llamado “mar dulce”. Su nombre es el legado que le dejó al morir uno de aquellos tripulantes, quien fue sepultado en estas tierras.


Al ser un punto de estratégica ubicación geopolítica, durante siglos la Isla fue zona de disputa entre España y Portugal. Después de 1815 tras el combate de Martín García, la tropa de Guillermo Brown logró expulsar a los realistas del lugar y pasó a manos de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Pero en la disputa por la Banda Oriental, debió reafirmar nuevamente su soberanía ante Brasil entre 1825 y 1827.

Después fue ocupada por los ingleses en 1845, quienes la restituyeron a la Confederación Argentina en 1852.

Por entonces, Domingo F. Sarmiento propuso fundar en ella la ciudad “Argirópolis” (Ciudad de La Plata) que reuniría a Argentina, Uruguay y Paraguay en una capital de estados para establecer igualdad para negociar la navegabilidad de los ríos Uruguay y Paraná. La propuesta quedó en el olvido y la Isla pasó a funcionar como lazareto en 1876.

A raíz de la epidemia de fiebre amarilla, en 1883 la isla Martín García fue puerto cuarentenario, donde se realizaba desinfección y control sanitario a todos los barcos y pasajeros con destino a la ciudad de Buenos Aires.

El Dr. Luis Agote fue uno de los directores en el lugar, a quien se le adjudica el descubrimiento del método de transfusión sanguínea, difundido internacionalmente.

El lazareto dejó de funcionar en 1914 y de su edificio hoy en ruinas, sólo queda en pie la impactante chimenea del crematorio. 

La historia de la Isla también estuvo vinculada con su función de penitenciaría. En 1765 se instaló la Prisión Naval Militar y sus presos eran obligados a trabajar en las canteras de granito de la Isla, extrayendo material para empedrar las calles de la Ciudad de Buenos Aires. En la actualidad de aquellas 26.000 cuadras de adoquines que existieron, se conservan 4.000 como Patrimonio Cultural.

En 1811 la Isla Martín García pasó a ser Presidio del Río de la Plata por orden de la Suprema Corte de Justicia. Para ello se construyó un edificio rectangular del tamaño de una manzana, del que hoy sólo quedan algunas paredes exteriores, sin puertas de acceso ni rejas. Primero fue usada como Penal Naval y después fue prisión de delitos comunes hasta 1960.

La isla  se convirtió también en presidio de reconocidos presos políticos. Albergó a los ex presidentes Hipólito Yrigoyen; Marcelo T. de Alvear y Arturo Frondizi. También permaneció detenido tres días Juan Domingo Perón, hasta el 17 de Octubre de 1945, hecho que marcó un momento significativo en la historia de nuestro país.

En 1973 se firmó el Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo entre los presidentes de Argentina y Uruguay Juan D. Perón y  J. M. Bordaberry. El mismo refería a cuestiones atinentes al Río de la Plata, a su frente marítimo y defensa, entre otras disposiciones. Por ese medio se determinó además que la isla Martín García se encuentra bajo jurisdicción de la Argentina y se destina exclusivamente a la Reserva Natural para la conservación de la flora y fauna autóctonas.

A cambio de reconocimiento de la soberanía argentina sobre Martín García, se debió reconocer la soberanía uruguaya a su vecina isla Timoteo Domínguez.

 Hacia 1980, el arrastre aluvional de sedimentos que vuelcan el Río Paraná sobre el Río de la Plata, terminó por unificar las islas Martín García y Timoteo Domínguez. La Comisión Administradora del Río de la Plata resolvió su demarcación que se consolidó con el acuerdo que se firmó  en 1988; y del que resultó un único tramo de frontera terrestre entre Argentina y Uruguay.

A partir del mencionado tratado,  también se creó la Comisión Administradora del Río de la Plata con sede en la Isla, que tiene entre sus funciones la promoción de las investigaciones científicas sobre los recursos vivos del río y la prevención de su contaminación; el dictado de normas reguladoras de la actividad pesquera y la coordinación de las normas sobre practicaje, búsqueda, rescate y balizamiento.

En 1998 por Ley Provincial se la declaró Reserva Natural de Uso Múltiple, convirtiéndose en patrimonio exclusivo de la provincia de Buenos Aires.